TOMO UNO

LA MUERTE NO ES EL FINAL

 

Me han quitado todo.  Todo…  Pero no me rendiré…  No les dejaré ganar…  Sobreviviré…  No pueden detener mi escapatoria…

 

JILL VALENTINE, RESIDENT EVIL 3

 

– ¿Y va a entrar sola en los apartamentos? – No lo podía creer.

– ¿Por qué no? – volvió a estremecerse, e hizo una mueca, consciente de haberse equivocado.

– Una vez lo hice – dijo Isidore –. Después me metí en mi casa y no volví a pensar en el resto. Apartamentos donde nadie vive…, son centenares. Están llenos de cosas de la gente; fotos de familia, ropas… Los que murieron no pudieron llevarse nada, y los que emigraban no querían…

 

PHILIP K.  DICK, ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS?

Cuando ya no quede sitio en el Infierno,

los muertos caminarán por la Tierra.

 

GEORGE  A.  ROMERO, EL AMANECER DE LOS MUERTOS


 I. BÁRBARA

 

Segunda opinión médica

 

 

1

 

Cementerio de Sheol

28 de septiembre de 2008

 

Bárbara despertó sobresaltada, tomando una gran bocanada de aire que le provocó una arcada. Estaba tumbada de espaldas sobre algo mullido. No obstante, le dolían todos los huesos y las articulaciones, y acarreaba una gran jaqueca. Ignoraba dónde estaba y dedujo que se encontraría en algún lugar cerrado, puesto que no podía ver nada. Empezó a sentirse incómoda y decidió salir, pero al tratar de incorporarse se golpeó la frente contra algo duro y cayó de nuevo sobre esa especie de colchón que, por otra parte, era muy cómodo. Trató de mantener la calma pero le resultó imposible. Quería salir de ahí, y quería hacerlo cuanto antes.

            Levantó las manos y tanteó arriba y a los lados, encontrando una frontera en todas las direcciones posibles, hasta darse cuenta que estaba encerrada en una especie de caja hecha a la medida de su cuerpo. No tardó mucho en darse cuenta de que la habían metido en un ataúd. Entonces empezó a ponerse nerviosa de verdad. Trató de recorrer con la mente todo lo que había hecho antes de perder el conocimiento.

            En su interior empezó a tomar fuerza la idea de que estaba enterrada, a al menos a dos metros bajo tierra, y que jamás podría escapar, que enseguida se le acabaría el oxígeno y se ahogaría, enterrada en vida. Eso acabó por destrozarle los nervios. La angustia y el miedo empezaron a hacer mella en su ya maltrecha estabilidad emocional, y comenzó a golpear con fuerza y sin mesura la tapa del féretro que la contenía. Muchos fueron los esfuerzos, mucho el daño que se hizo en los nudillos, pero todo resultó inútil. Colocó las palmas de las manos en la tapa y empujó con todas las fuerzas que le quedaban, pero el resultado fue el mismo.

            Empezó a respirar agitadamente, presa del pánico, tratando de alejar de su mente la inevitable imagen de su muerte, y se dio media vuelta. Al hacerlo vio que de la esquina inferior del cajón de madera emergía un leve hilito de luz, proveniente del exterior. Ese simple dato le dio fuerzas para seguir luchando cuando ya prácticamente se había abandonado a la consternación. Creyó que tal vez no fuera demasiado tarde para salir de ahí. Volvió a dar media vuelta, notando cada vez más pequeñas las dimensiones, sintiendo una extraña sensación, como si el espacio que la albergaba se hiciese cada vez más pequeño. La claustrofobia empezaba a filtrarse por sus poros.

            La mandíbula y las manos comenzaron a temblarle y empezó a sentir frío en la punta de todos sus dedos. Luchó una vez más por abrir la trampilla que le permitiría salir al exterior y al no conseguirlo, se puso cada vez más nerviosa. Golpeó con furia y empezó a gritar sin control, pidiendo ayuda desesperadamente, confiando que alguien, que alguien sano, la oyera y fuese en su ayuda. Sabía que así tan solo conseguiría atraer a quien no era bienvenido, pero eso ya le daba igual, no quería morir ahí dentro. Prefería salir aún a sabiendas de que dentro estaría más segura y tendría una muerte más digna que la de muchos que le precedieron desde que empezó esa pesadilla.

            Todo esfuerzo fue en vano. El llanto siguió a los gritos, y los golpes se fueron haciendo cada vez más débiles, a medida que se iba abandonando al pesimismo, con una convicción cada vez más clara de que esa sería su tumba. Acabó por dejar de golpear la tapa y notó cómo se le secaban las lágrimas que habían corrido por su piel hasta mojar el interior de sus orejas. Fue relajándose poco a poco hasta que consiguió que su agitada respiración se transformase en un ligero silbido. Consiguió tranquilizarse por unos minutos, limitarse a pensar, intentando no dejarse llevar por el pánico otra vez, pero todo esfuerzo parecía inútil.

            Entonces se dio cuenta de que estaba inmersa en el más absoluto silencio. Desde que despertase hacía ya casi media hora, no había oído absolutamente nada. Fue el contraste el que le hizo percatarse, al oír un ruido lejano que le devolvió rápidamente al mundo real. Aguantó la respiración por unos segundos para oír mejor, y acabó determinando que se trataba de un ladrido. Dondequiera que estuviese había un perro, y si ese maldito perro había conseguido sobrevivir al éxodo, ella no tendría porque ser menos. Se quedó oyendo unos segundos más, pero ya no había rastro alguno del ladrido. Empezó a creer que lo había imaginado.

            Sabía que si se quedaba quieta no conseguiría nada más que morir encerrada, de modo que decidió afrontar su destino, sin importar cuales fueran las consecuencias. Los precedentes indicaban que no conseguiría nada empujando la tapa, hasta ahí había llegado su entendimiento de la situación, de modo que trató de buscar una alternativa, aunque pareciese imposible dadas las circunstancias. Empezó a golpear con los hombros los lados del ataúd, tratando de impulsarse cada vez con más fuerza, sin saber muy bien lo que pretendía conseguir con ello. Los primeros golpes resultaron inútiles, pero luego ocurrió algo.

            Un nuevo impulso hizo que el ataúd cediese un poco, moviéndose ligeramente hacia un lado. Tenía ya los hombros entumecidos, pero esa buena noticia la llenó de fuerzas para continuar luchando. Dio más y más golpes. La mayoría de ellos resultaban igualmente infructuosos, pero de vez en cuando sentía cómo el ataúd se movía ligeramente, lo cual aún le daba más fuerzas para seguir. Cada vez más confiada, ignorando el maltrato al que estaba sometiendo a sus hombros y sus brazos, continuó dando bandazos de un lado al otro, con mayor fuerza y convicción a cada golpe, hasta que algo la hizo parar.

            Llegó un momento en el que oyó un fuerte golpe. Parecía como si algo muy pesado hubiese caído al suelo y se hubiera hecho pedazos, pero ella apenas se había movido unos centímetros. Volvió a quedarse callada, respirando agitadamente, con el corazón latiéndole a toda velocidad. Fue entonces cuando comprendió lo que había ocurrido. Una amplia sonrisa se dibujó en su ajada cara al tiempo que se disponía a dar el siguiente paso, que no sería más que el comienzo de una larga odisea.

Anuncios
comentarios
  1. Schwarzen Rose dice:

    Interesante…

  2. Spam_42 dice:

    Después de mi ignorancia al hacer ese cartel, llega algo curioso… Tengo ganas de leerme TODO… Disculpa por aquél cartel en Desmo…

    • A la mayoría de la gente le llama la atención lo largo que es y por ello lo rechaza, en muchas ocasiones dando por hecho que es un plagio copy-pasteado de algún otro lugar. Los que sí le dan una oportunidad, descubren que no es así, y a muchos les gusta lo que ven. Si decides unirte a este barco, yo no puedo estar más que encantado. Aquí siempre estarás más que bienvenid@. :3

      David.

  3. Alba dice:

    He entrado en esta página después de ver uno de los carteles de desmotivaciones… Aunque solamente he leído una pequeña parte…he de decir que es impresionante. Voy a seguir leyendo en cada rato libre que tenga. Gracias por darme algo en lo que distraerme, lo necesitaba 🙂

  4. fabi dice:

    pues a mi me ha pasado lo mismo que a todos. Vi tu cartel y me dieron ganas de leer la novela entera. Parece interesantísima. Nunca dejes de escribir, aunque sea por hobby, por que escribes muy bien. Me parece un pasatiempo realmente increíble. Por cierto, mucha suerte con tu carrera 😉 felicidades otra vez por el libro

    • Llevo más de cuatro años con esta novela, que es tan larga que he acabado optando por dividirla en tres tomos. Es una alternativa de ocio mucho más interesante y divertida de lo que pueda aparentar, y… trabajar en algo que te crees y esforzarte por darle forma, es algo genial.
      Muchas gracias por el interés y por todo. Es una gozada ver que hay quien se divierte con lo que escribes. ¡Un saludo!

      David.

  5. Sergio dice:

    Existe alguna posibilidad de encontrarla en epub, o pdf, para leerla de corrido y en un e-reader?
    Me parece interesante, pero me es imposible leerla a traves del blog…
    Gracias y sigue con ello…

    • Puesto que aún está en su proceso creativo, no está registrada ni editada, y albergo cierto recelo a distribuir una copia íntegra de alguno de los tomos por la red. No obstante, no tengo ningún inconveniente en ofrecerte pdfs protegidos de sucesivos tramos de la novela, de modo que puedas leerla sin necesidad del pc. Si me das el visto bueno, te envío un buen puñado de capítulos a tu cuenta de correo, para que puedas comenzar tranquilamente, y tan pronto te quedes sin, te remito la segunda remesa. Tan solo dame el visto bueno y lo hacemos así, si te parece.

      David.

      • fedamc dice:

        Hombre David, no me pidas permiso para mandarme al correo lo que consideres oportuno, todo lo contrario, para mi seria un favor increíble el que me harías…

        Un saludo, y muchísimas gracias!!!!!

      • Sergio dice:

        David, no tengo ni que darte el visto bueno, al contrario, para mi seria un gran favor que te tomases la molestia de enviarme todo lo que creas oportuno…
        He leido algo de tu historia por encima, ya que no tengo internet en casa, solo en el trabajo, y la verdad es que me apetece mucho leerlo entero y de forma asidua…

        Te felicito por escribir tan bien y desde ya, te doy las gracias por esos capitulos que me vas a enviar.

        Un saludo y un fuerte abrazo!

      • Saludos de nuevo, Sergio. Para los nuevos comentaristas en el blog, siempre las primeras veces, antes de publicarse el comentario, la página me exige que de el visto bueno al comentarista, por eso no viste publicado tu comentario anteriormente. Ahora ya formas parte oficial de la “lista blanca” de comentaristas del blog y todos tus comentarios se publicarán en tiempo real.
        Tan pronto acabe estas palabras, forjaré el primer archivo y te lo enviaré a tu dirección de correo sin demora, para que puedas empezar a leer tranquilamente.
        Gracias de nuevo por confiar en mi proyecto, confío pases largas horas de entretenimiento sano. :3

        David.

      • Andrés dice:

        Muy interesante. Tengo un Kindle Amazon y me gustaría poder leer tus novelas en este dispositivo ya que lo llevo conmigo a todos lados y no tengo acceso a internet a través de él.
        Desde ya muchas gracias.

        • Me pillas bastante ocupado ultimando una corrección que tengo para la facultad mañana lunes. Al trabajar con una beta de la novela, que va puliéndose sobre la marcha (en forma que no en fondo), tengo por costumbre no ofrecer un tomo entero en pdf a quien me lo solicita, más no tengo inconveniente alguno en ofrecerte porciones de la novela para que puedas ir leyéndola más cómodamente. En cuando saque un momento libre te enviaré un pdf con un buen pedazo de novela para que puedas leerla a la dirección de correo vinculada al comentario.
          Saludos cordiales, y gracias por mostrar interés en mi obra n_n

          David.

          • Andrés dice:

            Abrazos. Gracias; los plantones de las colas para hacer gestiones van a ser mucho mas llevaderas a partir de contar con tus PDF’s.. Piloto, Libertad y Compañía me “engancharon” y no lo puedo dejar de leer por mas que tengo una pila de tareas, siempre vuelvo a tu página a leer unos párrafos para después seguir.

            • A la espera de confirmación por tu parte, ya te he enviado la primera porción de la novela en PDF para que puedas leerla cuanto gustes. He hecho uso de la dirección de correo que vinculaste a tu comentario. Si no hubieras recibido un mail mío, sólo dímelo o dame otra dirección de correo y enseguida lo reenviaré. Gracias de nuevo por darle esta oportunidad a AOLDLV, confío disfrutes de la lectura. ¡Saludos cordiales y buenas noches, lord Andrés!

              David.

  6. Alba dice:

    “El llanto siguió al los gritos” ya que no nos das material, me lo estoy volviendo a leer y así te ayudo a corregir 😛

    • ¡Pardiez! Mil gracias, y más en el piloto. Me está dando más faena de la que pensaba esta última etapa, y estoy reestructurando una parte para dividirla. Tengo ya una gran parte, pero todavía he de encajar algunas tramas y guionizar la parte del final. Bajo el amparo de vuestra paciencia me impongo un plazo de una semana para acabar de atarlo todo, y en caso contrario, empezaré a escribir lo que sí tengo preparado y simultanearé ambas faenas, como agradecimiento a vuestra aportación. Es una promesa en firme, y reitero mis disculpas por el lapso sin nuevas entradas. La novela avanza, pero sólo en las sombras.
      Gracias por tu ayuda. Siempre pensé que una relectura sabiendo cosas aportaría una perspectiva diferente al lector, y se daría cuenta de muchas cosas que en su momento no les dio importancia. Te haré esa pregunta llegado el momento 😉
      El 25 lo más tardar, caiga quien caiga, tendréis nuevo capítulo, y de ahí en adelante.
      Gracias por vuestra paciencia. n_n

      David.

  7. Neirolh dice:

    ¡saludos!

    Acabo de llegar por aquí… y creo que será para quedarme. A ver si me hacéis un hueco, que está esto a petar 😛

    Ya te iré comentando, pero estoy casi tan emocionado que cuando descubrí el blog de Manel Loureiro cuando iba por su quinta o sexta entrada.

    Nos leemos 😉

    • Primeramente darte una entusiasta bienvenida, Neirolh.
      Me presento, yo soy David, el autor de la novela y administrador de este blog.
      He de agradecer encarecidamente tu visita, confío que disfrutes enormemente con tu hallazgo, esa y no otra es la intención.
      Está de más decirlo, pero trabajando por cuenta propia y me hace mucha ilusión cada vez que alguien decide darle una oportunidad a mi obra.
      He leído el primer libro de Loureiro, y leí también cuál fue su camino hasta llegar a miles de estanterías y escribir sus secuelas. Para mi es un referente a ese respecto, y lo respeto mucho.
      Por cierto, muy buen avatar.
      ¡Bienvenid@ a bordo!

      David.

  8. Àngela Palop dice:

    ¡Un inicio estupendo! Ha sido una descripción muy profunda de la situación y de las reacciones de la protagonista. Por un momento me ha parecido que yo también estaba dentro del ataúd.

    Un placer leerte, David 😉

    • Caray, muchas gracias por animarte a echarle un vistazo a mi humilde obra, lady Àngela. Me alegra ver que he conseguido transmitirte la asfixiante claustrofobia y el miedo de Bárbara. La primera toma de contacto es crucial, y siempre intento meter toda la carne en el asador. ¡Saludos cordiales!

      David.

      • Àngela Palop dice:

        Tienes mucha razón, lo primero que un lector va a leer tiene que remover sus sentimientos, sus esquemas, de forma que quede atrapado por lo que está leyendo. Yo he quedado muy enganchada, o al menos todo lo enganchada que el selectivo me deja. jajaja

        Hasta la próxima 😀

        • He leído demasiados inicios de novelas tediosos y he aprendido la lección, dentro de lo que puedo hacer como principiante. Si gustas de seguir adelante, aquí estaré para responder a cualquier duda o comentario que te suscite la obra, amén de confiar que disfrutes haciéndolo. Ofreciendo una novela a la gente, todo el mundo sale ganando, eso está claro. (A no ser que sea basura xDDDD).
          ¡Saludos cordiales y mis más sinceros deseos de éxito para tu selectivo!

          David.

  9. Zurditta dice:

    Ayyy madre!!! Comento en este porque me lo releeré de nuevo! Te seguía desde que subiste este capítulo y seguro que en comentarios leeré cosas mías, jajajaja.
    Te perdí la pista al cambiarme de correo y no sabes la ilusión que me ha hecho encontrar esta pedazo de historia de nuevo!
    Por lo que veo has seguido adelante y me alegro un montón (parezco una fan loca)
    Espero que te vaya todo genial y ya tengo lectura para rato!
    ¡Un abrazo muy fuerte!

    • Caray. ¡Bienvenida de vuelta al otro lado! 🙂
      Confío lo goces tanto o más que la primera vez y que disfrutes y sufras mucho con todo cuanto te quedó pendiente. Siento no estar muy encima del blog y no haberte contestado antes. Llevo unas semanas con problemas de Internet y tengo que hacerlo todo de extraperlo xD
      Hasta la próxima 😉

      David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s