3×952 – Déjame

Publicado: 07/04/2015 en Al otro lado de la vida

952

Centro de día para ancianos en Bayit, ciudad de Nefesh

8 de diciembre de 2008

ZOE – ¡Que me dejes!

BÁRBARA – Pero Zoe, cariño… Escúchame un momento…

Bárbara trató de alcanzar el hombro de Zoe, que tenía los ojos anegados en lágrimas, pero la pequeña se echó violentamente hacia atrás, evitando el contacto. Estaba hecha una fiera. La profesora no recordaba haberla visto jamás tan enfadada. A Bárbara se le rompía el corazón por verla en ese estado, pero aún así sabía que había tomado la decisión correcta. Ya había cometido demasiados errores a ese respecto con anterioridad. Zoe no debía acompañarla. Ese viaje podría ser peligroso, y si bien ella estaba más que dispuesta a asumir el riesgo, consciente de cuál sería la recompensa si tenía éxito, no quería imponérselo a Zoe, no después de haber trabajado tan duro para llevarla a un lugar seguro.

Había previsto una mala reacción por parte de la niña cuando le dijese abiertamente lo que ella ya sospechaba desde la jornada anterior, pero su respuesta había sido mucho más dramática de lo que hubiera podido imaginar. Todo había comenzado como una conversación serena, aunque algo tensa, en la que Bárbara intentó explicárselo con el mayor tacto posible, esforzándose por restarle importancia, enfatizando que no tardaría mucho en volver a Nefesh. Zoe enseguida comenzó a llorar y empezó a alzar la voz, suplicándole que le dejase acompañarla, prometiéndole que no molestaría y que le haría caso en todo lo que le dijese. Bárbara tuvo que ponerse firme, y eso fue lo que acabó de quebrar los nervios de la joven.

A esas alturas todos los demás habían dejado de comer y las estaban mirando, guardando un silencio tenso. Cuatro o cinco bebés habían empezado a llorar al escuchar los gritos de la embravecida Zoe, aunque algunos de ellos sólo gimoteaban exigiendo que se les cambiase el pañal por enésima vez. A la niña le temblaba la mandíbula inferior y su cara había adquirido un feo rictus de desolación.

BÁRBARA – Ven aquí, por favor… Si van a ser sólo unos días… Ya verás…

ZOE – ¡Déjame en paz! ¿No quieres que vaya contigo, verdad? ¡Pues ya lo has conseguido! ¡Espero que estés contenta!

Zoe corrió hacia la puerta que comunicaba con la cocina del centro de día. Lloraba y sollozaba penosamente en su huida. Bárbara se disponía a seguirla cuando notó cómo alguien le sostenía del antebrazo, impidiéndoselo. Se giró y vio el serio semblante de Carlos a su vera, negando sutilmente con la cabeza. Bárbara miró en derredor, algo abochornada por la escena que acababa de provocar. De haber sabido que acabaría así, hubiese esperado a conversar a solas con ella en el ático que compartían. Los demás se centraron de nuevo en sus platos a medio comer, como si nada hubiera pasado.

CARLOS – Déjala. Ya se le pasará. Tiene que aprender que no se va a salir siempre con la suya.

Bárbara chistó con la lengua y suspiró pesadamente. También le dolía tener que separarse de ella, y lo detestaba. Si el viento acompañaba y no encontraban compañía por el camino que les demorase, el viaje no tenía por qué durar más de unos pocos días. Al fin y al cabo, su hermano no estaba tan lejos. Sólo debía cruzar medio Mediterráneo para reencontrarse con él. Con un poco de suerte volverían a verse pronto, y enseguida olvidarían ese amargo episodio.

BÁRBARA – Si es que… no me gusta verla así.

CARLOS – Has hecho lo que tenías que hacer. Aquí la vamos a cuidar bien. Te doy mi palabra. No le des más vueltas.

La profesora respiró hondo, con la mirada perdida en un punto indeterminado de la mesa.

BÁRBARA – Gracias.

CARLOS – Ahora acábate eso, antes de que se te enfríe. Que al final se nos va a hacer tarde.

BÁRBARA – Sí…

Bárbara echó un vistazo al revuelto de verduras que tenía delante. La mayoría formaban parte del escaso botín que habían rescatado del huerto del hijo de Ramiro, aunque también contenía un par de frascos de conserva. El propio Darío se había encargado de cocinar ese mediodía, después de dejar bien claro a quienes se iban a quedar en Bayit qué debían hacer en su ausencia con el huerto y con los árboles que aún quedaban por plantar. Había sazonado el plato con una mezcla secreta de especias, receta de su difunta esposa, que incluso hizo que Carla se mostrase algo más sensible que de costumbre, aunque los demás lo achacasen a su inminente partida de Nefesh.

La profesora pinchó un rabanito con el tenedor y se lo llevó a la boca, donde lo masticó con desgana. Su mirada viró irremediablemente hacia su izquierda. El plato de Zoe estaba prácticamente intacto. La niña apenas había probado bocado desde la tarde anterior. Bárbara estaba preocupada por ella. La había encontrado especialmente callada desde su desvanecimiento, pero estaba tan emocionada y nerviosa por la noticia del reencuentro con su hermano y la proximidad de su viaje en barco, que apenas le había prestado atención. Eso Zoe lo había tomado como algo personal, y el reconocimiento oficial de que no pensaba contar con ella para el viaje acabó de hundirla. Pese a su aspecto fuerte y su carácter afable y aventurero, no era más que una niña, una niña huérfana que había perdido a sus padres de la peor manera imaginable hacía poco más de tres meses.

El resto de la comida transcurrió sin mayores sobresaltos. Tan pronto acabaron, Carlos, Darío, Carla y Bárbara se encargaron de finalizar lo que habían empezado esa misma mañana, trasladando a Nueva Esperanza todo lo que aún les faltaba por subir. Se llevarían muchísimo más de lo que iban a necesitar en alta mar, pero como no sabían cuánto tiempo estarían fuera de Bayit ni qué desventuras podrían vivir una vez partieran de la isla, todo les parecía poco.

Bárbara se mostró bastante distraída, por más que Carlos no paraba de bromear con ella, tratando de animarla. Gran parte de su abatimiento fue debido al hecho que Zoe no dio señales de vida en todo ese tiempo.

Anuncios
comentarios
  1. Betty dice:

    Pobre Zoe !! Era de esperar una reacción así, va a llevar muy mal la ausencia de Bárbara hasta ahora no se habían separado y ellas tienen un vínculo muy fuerte y especial !!

    Betty

    • Desde luego las últimas veces que han estado temporalmente separadas no han sido nada agradables para Zoe. Pero las condiciones entonces eran mucho más precarias. No obstante, no hay que olvidar que es una niña, y una rabieta de vez en cuando tampoco está de más.

      David.

  2. Sunkay dice:

    Pobre Zoe, es solo una niña a la que le ha tocado crecer y madurar a lo bruto… es normal que se ponga así…

  3. battysco dice:

    Se me había olvidado comentar que me encanta el nombre del barco, muy significativo!

    El disgusto de Zoe era de esperar, ella siempre quiere ir con Bárbara, pero es mejor que se quede en ese lugar aparentemente más seguro…

    Hasta ahora estamos viviendo un momento tranquilo, así que ahora viene lo movidito. Agarrémonos que va a haber jaleo en tierra y en alta mar!!!

    Sonia.

  4. Betty dice:

    Buenas !!

    Tú lo has dicho Sonia….. Aparentemente es un lugar más seguro….. A ver qué nos tiene cocinado David, con tanta calma 😉

    Saludos a tod@s

    Betty

  5. Carol dice:

    Hola!. Yo creo que Zoe está disgustada, no solo por no ir con Bárbara, sino porque ve a su familia como rivales. Ha estado disfrutando de la atención y el cariño de su “madre sustituta” y ahora su forma de vida se puede ver amenazada. De hecho hay un momento en que David dice que estaba rara desde que Barbara se desmayó por primera vez y, en ese momento, Zoe no sabia nada del barco. Es solo mi impresión…..En todo caso y conociendo a David, ni los que se van ni los que se quedan es por casualidad!. Slds.

  6. El nombre del barco me vino, casi que Carlos me lo susurró a la oreja xD A D-Rock le debe gustar… xD De hecho, si os fijáis, es también el título de este episodio.

    Profundizaré en el estado emocional de Zoe en los siguientes capítulos y su reacción ante la desaparición de Bárbara de la ecuación. No es que a los demás deba resultarles indiferente, pero entre Bárbara y Zoe hay un vínculo que sólo es comparable al de Darío y Carla.

    Me pareció interesante vuestra apreciación de la cadencia paz-acción. Tengo en mente lo que viene en adelante, y puedo juzgar en tiempo real lo que esperáis de la novela y lo que tengo en mente, coincidan o no.

    Interesante también la apreciación de Carol. No podría definirlo mejor: no es ningún secreto que pretendo dividir el grupo en dos, por lo cual la decisión de quiénes forman parte de qué grupo, no es una elección baladí. Lo que sí os adelanto es que la historia troncal seguirá su curso siguiendo la perspectiva de uno de los dos grupos. El otro grupo quedará en la retaguardia hasta que llegue el momento preciso y obtenga su flashback de rigor.

    David.

  7. battysco dice:

    Estamos en un momento muy emocionante del tercer tomo con dos grupos y dos historias. Ya queda menos para que sepamos algo de Morgan, ¿seguirá en el mar donde se tiró? Jajaja, no lo creo, ya se lo habrían comido los peces.

    Carol, un gran apunte mencionar que Zoe debe sentir celos del hermano de Bárbara. De todos modos, no debe competir con ese cariño, ella desempeña más un papel de hija que de hermana.

    Sonia.

  8. Drock9999 dice:

    Lo que dice Carol yo también lo venia pensando. En su momento yo sentí algo similar cuando deje de ser hijo único (los hermanos mayores me entenderán) y mas si pensamos en el pequeño sobrino, familia de sangre y de mas tiempo de Barbara que Zoe.

    Amo ese nombre! Nueva Esperanza!

    Y Morgan…….. No se si lo he dicho pero para mi, el mejor momento para su regreso seria cuando se revele el huevecillo del que tengo conocimiento.

    D-Rock.

    • Siempre son interesantes vuestras reflexiones. Cuando habláis de Zoe lo gozo especialmente. xD

      Sabía que te iba a gustar ese nombre. Era la consecuencia inmediata, y me pareció acertado. 🙂

      Tú tienes un huevo y Morgan está en el aire… Todo se andará. A un tercio del tercer tomo uno de los dos huevos hará acto de presencia. Para el otro habrá que esperar un poco más.

      David.

      • Drock9999 dice:

        😦 Allí me contestas que mi hipótesis no se va a dar. Al menos no al mismo tiempo.

        D-Rock.

        • Sólo avanzo que no serán simultáneas sus apariciones en lo que a cronología respecta, no eclosionarán ambos huevos en el mismo momento (rara vez lo hacen), pero eso no descarta (ni asegura) que llegado el momento sí se simultaneen. 😉 Con ello quiero dejarte de nuevo en el punto de partida, y además es cierto. xD

          David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s