3×1072 – Regalos

Publicado: 22/11/2016 en Al otro lado de la vida

1072

 

Tienda de juguetes junto al Ayuntamiento de Nefesh

4 de enero de 2009

 

Carlos dirigió el haz de luz de su linterna a la parte superior de la estantería, mientras Bárbara miraba por el rabillo del ojo a través de la luna rota del escaparate por el que se habían colado, tras forzar con un gato hidráulico la endeble persiana del local.

CARLOS – ¡Bingo!

La profesora, consciente de que fuera no había peligro alguno que les fuese a acechar, se acercó al instalador de aires acondicionados, sosteniendo su propia linterna entre los dedos entumecidos por el frío. Carlos bajó de un salto de la silla a la que se había encaramado, sosteniendo una pesada caja de cartón. Le sopló el polvo que llevaba encima y miró a Bárbara, con una amplia sonrisa en el rostro.

BÁRBARA – ¿Seguro que es ese el que decía ella?

CARLOS – Sí. Se lo pregunté a Darío antes de salir. Es exactamente éste.

La profesora frunció ligeramente el ceño.

BÁRBARA – Es la primera vez que lo veo en mi vida.

Carlos le dio la vuelta al juego de mesa y echó un vistazo a las ilustraciones y las anotaciones que había en su reverso.

BÁRBARA – Pues… ya está todo, ¿no?

CARLOS – Sí… de aquí sí. Pero aún tendríamos que pasar por… alguna joyería o… alguna tienda pija. Quiero llevarle algo especial a Marion.

Bárbara alzó los hombros, dándose por vencida, y acto seguido señaló el hueco por el que habían entrado haciendo un gesto con la cabeza. Carlos asintió y le tomó la delantera.

La idea había sido de Carlos. Aún con la espina clavada por no poderlo haber hecho para Navidad, habida cuenta que Bárbara y los demás llegaron demasiado tarde, el instalador de aires acondicionados propuso a Bárbara hacer de Reyes magos. Ella accedió encantada. Con tantos niños en el barrio, mantener con vida esa bonita tradición era prácticamente una obligación, y cuando Carlos le propuso que abandonaran el barrio en busca de regalos que poner bajo el árbol la madrugada del 5 al 6 de enero, la profesora accedió de buen grado.

El cielo estaba encapotado y daba la impresión que se fuese a poner a llover de un momento a otro. El instalador de aires acondicionados ayudó a Bárbara a salir por la pequeña abertura que habían practicado en la persiana, y acto seguido colocó el juego de mesa en el carro de la compra que tenía justo delante, sobre otro montón de juguetes, comida exótica, una pequeña bicicleta con ruedines para Josete, bebidas alcohólicas, artículos de menaje y varios rollos de papel de envolver, y se llevó la muñeca a la nariz, tratando de hacer más llevadera la respiración en aquella atestada plaza.

Ninguno de los dos fue capaz de dar crédito a cuánto había cambiado la plaza frente al Ayuntamiento desde la última vez que ambos estuvieron ahí. Los cadáveres de todos aquellos infelices a los que Paris había ajusticiado sin miramiento alguno seguían ahí, pero de algún modo, no parecían los mismos. Si en algo coincidieron ambos, fue en que el olor era mucho menos intenso. Sin duda el invierno había hecho estragos en todos aquellos cuerpos, ralentizando e incluso paralizando su descomposición. Los parásitos que se habían erigido en sus nuevos dueños habían dado buena cuenta de ellos durante su ausencia, y ahora en la gran mayoría de los cuerpos se podía ver parte del esqueleto a través de la carne consumida. El espectáculo era desolador. Ya no había rastro alguno de toda la sangre que había cubierto hasta el último metro cuadrado a la vista bajo aquella montaña de cuerpos sin vida. La lluvia se había encargado de ello.

Al pasar a la altura de la cabina de la ONCE con los cristales rotos Bárbara recordó el primer encuentro con Paris, y sintió la tentación de compartir con Carlos su inquietud sobre la convivencia con el dinamitero. El paso del tiempo había normalizado su presencia en el barrio, e incluso con sus imprevisibles cambios de humor, Paris había sido aceptado por todos. Bárbara, no obstante, seguía viéndole como un extraño, y aunque sabía que todo esfuerzo iba a ser en vano, no paraba de pensar en un modo de deshacerse de él sin granjearse su enemistad ni la del resto de los habitantes de Bayit.

Finalmente consiguieron dejar atrás aquella miríada de cuerpos a medio descomponer y accedieron a una calle peatonal llena de tiendas, con grandes bolardos en ambos extremos que garantizaban que ningún vehículo de cuatro ruedas pudiese acceder. La calle estaba tan despejada y limpia que resultaba incluso sospechosa.

Carlos empujaba el carro por mitad de la calle peatonal, observando con atención los rótulos de las tiendas frente a las que pasaban. Bárbara miraba en derredor con el corazón en un puño, temiendo que algún infectado errante les abordase de un momento a otro. Ambos tenían bien a mano sus armas de fuego, por si eso ocurría. No se habían cruzado con un solo infectado desde que abandonaran el barrio, hacía cosa de una hora.

El instalador de aires acondicionados apuró el paso y aparcó el carro frente a una joyería cuyo cartel lucía unas sobrecargadas letras doradas en un fondo negro. Para su sorpresa, la persiana no estaba echada, aunque tras una breve inspección descubrió que la cerradura de la puerta sí lo estaba. Nada que no pudiese solucionarse con la pata de cabra que llevaba en la mochila. Bárbara se cansó de verle repetir idéntico esquema al que llevaban haciendo toda la mañana, y continuó unos metros calle abajo. Se paró frente a una tienda de videojuegos, y su sorpresa fue mayúscula al descubrir que la puerta, pese a estar cerrada, no tenía el cerrojo echado.

BÁRBARA – ¡Carlos!

Su compañero se giró hacia ella, mientras apartaba cristales rotos con la mano envuelta en una toalla.

BÁRBARA – Voy a entrar aquí un momento.

Carlos asintió, y Bárbara accedió a la tienda: un local estrecho pero muy profundo, sumido en las tinieblas habituales de ese nuevo mundo. Encendió la linterna y comenzó a revisar con la mirada todas aquellas estanterías llenas hasta arriba de videojuegos de varias plataformas. Ella conocía muy bien la afición de la pequeña Zoe por esas pequeñas joyas de diversión electrónica, y la negativa perpetua que le habían impuesto sus padres antes sus recurrentes súplicas para que le comprasen una de aquellas sofisticadas consolas, a la que ella misma se había sumado instintivamente, lo cual les había granjeado alguna que otra discusión. Tomó la decisión de mostrarse más indulgente con ella, aunque marcándole unos tempos. Al fin y al cabo, la chiquilla bien se lo había ganado. Empezó seleccionando algunos títulos, y al final optó por llenar una cesta de la compra hasta arriba de aquellas pequeñas y coloridas cajas, amén de un par de consolas distintas y más de una docena de mandos.

Anuncios
comentarios
  1. Betty dice:

    Me parece que Barbara es muy injusta con Paris, teniendo en cuenta que él ha contribuido y mucho a la actual “Tranquilidad” del grupo, sin embargo tiene a alguién mucho más peligroso cerca… Juanjo

  2. battysco dice:

    Pero Paris está “volao” y es imposible confiar en él plenamente. Él siempre actúa en su propio beneficio sin ponerse en la piel de nadie, exceptuando a Fernando.

    De todos modos sí que comparto que Juanjo es muy peligroso y encima no se le ve venir…

    A ver si les da tiempo a que lleguen los reyes magos antes de que explote la paz temporal.

  3. Angela dice:

    Eso es verdad, Paris a contribuido mucho para hacer un lugar seguro para todos, pero también para él y lo que él quiere del resto, cabe destacar que entre todos construyeron los muros para hacer el lugar seguro y Paris tiene a la zombie en su área que en cualquier momento puede producir daños irreparables en cuanto a seguridad dentro de los muros.
    París se a ganado su mala fama por ser inestable, agresivo y actuar de manera impulsiva…
    Juanjo es solapado mal intencionado y egoísta y no le importa lo que le pase al resto mientras el este bien, si tienes razón en cuanto a que Juanjo es malo, es una bomba de tiempo y puede hacer mucho daño, lamentablemente a Juanjo tiene que afectarlo mucho directamente algo, como para que se ponga al descubierto y que les de luz al resto y se den cuenta que no es nada de fiar y peligroso.
    Al menos eso es lo que he podido entender de todo lo que he leído de esta buenísima historia.

    • Betty dice:

      Totalmente de acuerdo con tu planteamiento Ángela 😎
      Excepto en el punto de Nuria, no me parece tan peligrosa para el grupo cómo Guillermo y la “peculiaridad” de guille, que todos sabemos, esa si me parece una bomba de relojería.

      ¡Saludos!

      • Angela dice:

        Tienes razón, Nuria esta encerrada en una jaula pero bastante recuperada de las heridas que le causo Paris para que no tratara de escaparse o producir algún accidente, en cambio Guille esta a su libre albedrio conviviendo con humanos normales sabiendo los hermanos que “es lo que es” gracias a Guillermo, otro acierto de el inteligente hermanito mayor.
        ¡Saludos!

  4. Drock9999 dice:

    Morgan no habria permitido que un grupo de dos se separe. Pero acaso Barbara no ha aprendido nada en estos 3 meses?????

    D-Rock.

    • Betty dice:

      ¡Saludos D-Rock!

      Estoy contigo, últimamente veo a Barbara muy voluble y errática…

      • Drock9999 dice:

        Saludos Lady Betty!!!

        Por una parte es comprensible que la llegada del dúo G (Guillermo y Guille) sea mas que motivo de alegría y relajación por parte de Barbara, pero no puede olvidar que el mundo real no volvió a la “paz” acostumbrada hasta antes de la epidemia. Y no solo me extraña de Barbara, ya que ella no va con el mas nuevo ni con alguien que no conociera a Morgan. Aquí también responsabilizo a Carlos. Muy linda la intención y todo, pero si ellos dos faltan, quien tomara las riendas del grupo?

        Marion X
        Chris X
        Paris ?
        Fernando
        Maya X
        Abril XX
        Dario X
        Carla X
        Io XX
        Gustavo X
        Olga X
        Juanjo Ni David lo permita!
        Ezequiel ?

        La lista es larga y aquí no incluyo ni a Zoe ni a Josete por obvias razones. Abril e Io las cuento con doble XX porque una vive lejos y no quiere salir de su zona de confort (no la critico, todo sea por la supervivencia). Io no seria líder en este momento, aun debe terminar de sanar su alma tras la cruda experiencia por la que David la hizo pasar XD
        Paris con interrogación porque, si bien puede ser un buen líder que los mantenga a salvo, es inteligente y a pesar de lo gordo es fuerte, no hay que olvidar sus altibajos emocionales, que no favorecen en nada al grupo. De Ezequiel no me fió, pero podría ser un líder. Así sea uno negativo, pero al fin y al cabo líder. Lo que solo me dejaría a Fernando como posible sucesor si algo les pasara, pero aun es inexperto y ya vimos como acabo la ultima vez. Y pues Juanjo, creo que no necesito hablar de mas.

        Me encanta el realismo, cuantas veces no nos pasamos por alto lo que nuestros maestros nos enseñan, solo por estar e una zona de confort?

        D-Rock.

  5. Betty dice:

    ¡Saludos Lord D-Rock!

    Buen análisis!! En el hipotético caso qué faltarán los dos (Bárbara y Carlos) yo apostaría sin duda por Paris, a pesar de sus altibajos emocionales es el qué mejor preparado está para la supervivencia del grupo y hace buen binomio con Fernando qué creo que es el único qué tiene influencia sobre Paris. Él respeta mucho a Fernando.
    Es comprensible qué cuando nos sentimos seguros lo primero que hacemos es bajar la guardia y eso es precisamente lo qué está pasando… Qué nos estará preparando Lord David… 😉

  6. Guau. Me encantan vuestros coloquios sobre la novela. Me dan ganas de comer palomitas mientras los leo. xD Hacéis bien de sospechar hasta de las piedras, y… nunca dejará de sorprenderme vuestra percepción del personaje de Paris. Después de Morgan, es uno de los que más respeto me ha dado siempre, y de los que más controversia ha suscitado. Seguid así, es una gozada seguir escribiendo con gente como vosotr@s a mi lado. 😀

    David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s