3×1117 – Cimientos

Publicado: 04/11/2017 en Al otro lado de la vida

1117

De camino al centro de acogida a refugiados de Majaneh

27 de septiembre de 2008

 

Guillermo, con los dedos aferrados firmemente al volante y los ojos abiertos como platos, respiraba agitadamente por la boca. El coche se había salido de la calzada y se había deslizado por un terraplén girando sobre sí mismo hasta acabar detenido a escasos centímetros de un viejo algarrobo seco. Todo estaba sumido en el mayor de los silencios a su alrededor, sólo roto por el incesante canto de los grillos.

GUILLERMO – Ha… Ha salido… Ha salido de la nada, joder. ¡Hostia puta!

Le temblaban las piernas y le castañeaban los dientes. Aún quedaba un poso de la adrenalina que había surcado todo su cuerpo durante esos momentos que se le hicieron interminables. Apartó la mano derecha del volante, agarrotada por la tensión, y accionó el botón rojo con el triángulo grabado que tenía a su derecha, activando simultáneamente los cuatro intermitentes. Lo hizo en un acto instintivo e inútil a un tiempo, heredado de la vida previa al holocausto. Acto seguido se quitó el cinturón que le había salvado la vida o al menos le había librado de algún que otro moretón. Respiró hondo y hurgó en la mochila de tela que había sobre el asiento del conductor hasta dar con la tubería de cobre que había traído consigo de Midbar: lo único vagamente contundente con lo que poder defenderse que había sido capaz de encontrar sin despertar demasiadas sospechas.

Se lo pensó mucho antes de abrir la puerta. Estaba a mitad de camino de ninguna parte en una carretera comarcal y no se había cruzado con un solo vehículo desde que abandonase Midbar a primera hora de la mañana. No había tenido tiempo de reaccionar cuando aquél hombre se le echó encima. Si se trataba de un transeúnte que había corrido hacia él para pedirle ayuda o por el contrario era un infectado, él lo desconocía. Lo único que sabía es que se lo había llevado por delante a una velocidad demasiado alta como para que su sentido de la moral le permitiese darse a la fuga sin más. Lo que no hacía si no demostrar que aún le quedaba mucho por aprender.

Tragó saliva y salió del vehículo. Dejó la puerta abierta, temeroso de tener que volver a entrar a la carrera. No obstante, se metió la llave en el bolsillo, porque aún temía más que le robasen su único medio de transporte y quedar aislado e incomunicado en mitad de la nada. Con la tubería firmemente sujeta caminó hacia la parte delantera del coche y comprobó la abolladura que el golpe había provocado. No había rastro alguno de sangre. Tampoco había rastro de la persona a la que había atropellado.

GUILLERMO – ¿¡Hola!?

El investigador biomédico se mantuvo en silencio, aguardando una repuesta que no llegaría. No estaba dispuesto a alejarse mucho de su vehículo, pero quería llegar hasta el fondo del asunto. Una rápida inspección ocular le convenció que la persona que se había llevado por delante sólo podía estar en dos lugares: o bien debajo del coche o hecha un ovillo entre unos arbustos que había a la sombra del algarrobo. No había más lugares donde esconderse en demasiados metros a la redonda.

Se agachó para mirar bajo su Audi y respiró aliviado al comprobar que ahí abajo no había nada. Consciente que sólo quedaba un lugar por explorar, tanteó de nuevo la tubería en sus manos y se dirigió hacia los arbustos. No le hizo falta siquiera llegar. El infectado fue más rápido que él.

Guillermo cayó de espaldas al suelo del susto y perdió la tubería de cobre. Jamás se había sentido más inútil. Por fortuna para él, el infectado había salido muy mal parado del accidente. Tenía una de sus rodillas doblada hacia delante, mostrando un feo trozo de hueso astillado, y por más que lo intentaba no era capaz de tenerse en pie, y no hacía más que caer de bruces al suelo cada vez que se incorporaba para alcanzarle con la intención de darle muerte. El investigador biomédico aprovechó la oportunidad para correr hacia el coche, arrancarlo a toda prisa y salir de ahí quemando rueda y levantando una polvareda importante. No fue hasta que se había alejado unos quinientos metros, con el corazón todavía latiéndole a toda velocidad bajo el pecho, cuando se dio cuenta que había olvidado la tubería el en suelo. No tenía intención alguna de volver a recogerla.

El resto del camino a Majaneh lo hizo reflexionando sobre lo ocurrido, convencido que abandonar la seguridad que le brindaba el campamento de Midbar había sido un craso error. El mundo ya no era un lugar seguro, y actos temerarios como ese eran los que diferenciaban a los supervivientes de la horda de infectados que se había hecho con la hegemonía del planeta. No tardó mucho en llegar a su destino, y hacerlo le convenció definitivamente que venir había sido un error.

El investigador biomédico se apeó del coche, ignorando su seguridad. Tenía la boca abierta de par en par y un rictus de dolor en el rostro. Estaba todo quemado, hasta los cimientos. Y no había rastro alguno de supervivientes. El centro no era más que un montón de cenizas y esqueletos colapsados de las naves que antaño habían albergado tanta vida. Parecía una broma de mal gusto.

Una rápida inspección por los alrededores le convenció de que no valía la pena seguir buscando. No parecía haber rastro alguno de cadáveres, lo cual le resultó muy llamativo. Ni de los antiguos moradores del centro ni de infectados. Daba la impresión que hubiesen abandonado a su suerte y por su propio pie el centro tras el inicio de un incendio que no fueron capaces de controlar. Dónde se encontraba toda esa gente a esas alturas era todo un enigma para él. Un enigma que no resolvería quedándose ahí quieto como una estatua.

Arrastrando los pies y con el espíritu a la altura de los talones, volvió a su vehículo. Dio media vuelta y volvió por donde había venido. Ahora ya sólo le quedaba una última carta por jugar.

Anuncios
comentarios
  1. Battysco dice:

    Me alegra el regreso de la novela!! La echábamos de menos.
    Estoy deseosa de conocer todos los huevos de pascua, de dar respuestas a tantas incógnitas y de seguir sufriendo con todos los protas.
    Me subo al tren hasta donde nos lleve!!

    Saludos para el jefazo David, que es el artífice de esto.
    Para mis compis lectores, con los que me encanta compartir opiniones y que os echo de menos cuando en un capítulo no comentáis.
    Y para todos los nuevos que se van enganchando al blog y que sufren lo que nosotros ya sufrimos en su día; me refiero a la longitud de los capítulos y a las ansias de más.

    Buen findeeee,

    Sonia.

    • Betty dice:

      ¡Saludos Sonia! 😊
      Aquí estamos de nuevo, ya tenía ganas también. XD Estamos tan enganchadisimos a AOLDLV que el día que lleguemos a su final, no sé que vamos a hacer, Jejejejeje

  2. Nacho from London dice:

    Yo ya casi no me acuerdo quien es nadie. Alguien sabe de alguna manera de poder refrescarme la memoria sin tener que leerme todo de nuevo?

    • ¡Saludos Nacho!
      Siempre nos puedes preguntar cualquier duda que tengas, y estaremos encantado de ponerte al día. 🙂

      David.

      • Nacho from London dice:

        Gracias, David. Lo primero… reconocer que eres un pedazo de escritor, si senor. De pura chiripa me cruce con la primera parte, sin practicamemte saber de que iba la “pelicula”, y sin haber oido de tu en mi vida. Te confesare que al principio algunos detalles de tu estilo al escribir me hicieron plantearme el dejarlo, pero me alegro mucho no haberlo hecho porque tu evolucion como escritor se puso de manifiesto tambien en este aspecto y muy pronto fue un placer dejarme enganchar mas y mas por la historia y por la manera que tienes de contarla.

        Admiro muchisimo la capacidad que tienes de manejar tantos personajes sin llegar a perder el control sobre ellos. Desarrollas en cada uno una personalidad a la que son fieles a lo largo de los capitulos, sin que acabes mezclandolos, sin generar confusiones en cuanto a reacciones que cada uno de ellos tener… a no ser que por el hilo argumental suceda algo que con el tiempo llegaremos a entender en caso de que algo nos rechine. No dejas cabos sueltos, y contando con tantos personajes, tantos giros argumentales, y la enorme dimension de esta trilogia…. yo me quito humildemente el sombrero y me pongo a aplaudirte al 100%.

        Tengo 47 anos y llevo leyendo desde que era un chaval. No recuerdo una sola noche de mi vida en la que no haya acabado el dia leyendo lo que tocara en cada momento, y de verdad… estoy muy impresionado. Se que habra temporadas en que estes mas o menos motivado, supongo que es normal, lo que espero que no ocurra es que en algun momento dudes de tu talento. Ese es el mejor don que alguien puede tener, te acompanara todos los dias de tu vida: los dificiles, los dias en los que parezca que te comes el mundo, los dias en los que ver el sol sea imposible…. tu talento estara a tu lado siempre,. ojala no lo olvides.

        Voy a ver como lo hago para recordar quien es quien, termine ultimo capitulo que publicaste hasta ahora alla por Julio, y mi memoria ya no es la que era. No tienes en algun lugar un pequenos apunte de quien es quien? Por ponerte un ejemplo, en este capitulo esta el hermano de Barbara conduciendo un coche, y me parece que es un flashback para ver si encuentra a su padre tras darle la medicacion… pero es que me suena que no tiene nada que ver. Que desastre…

        Perdona las molestias, y un abrazo desde Londres…

        • Mil gracias por tus palabras, Nacho. Siempre es un placer descubrir que hay quien disfruta con el fruto de tu esfuerzo y tu ilusión. Llevo mucho tiempo escribiendo, y más esta obra de dimensión insensata. Por fortuna, al hacerlo con la sana intención de pasarlo bien y hacer pasarlo bien a los demás, no como un trabajo, la cosa fluye mucho más y mejor.
          Lo que sí es cierto es que al escribir sólo en mi tiempo libre, no avanzo tanto como me gustaría, pero si de algo estoy seguro, es que esta afición me acompañará muuucho tiempo. No volveré a escribir una historia tan amplia y larga, porque tengo muchos proyectos en mente y ésta me ha hipotecado demasiado tiempo, pero lo que sí haré será seguir escribiendo. Es una gozada, y mucho más sabiendo que hay quien goza al otro lado.
          Tengo un archivo con los resúmenes de los capítulos y descripciones de los personajes, el problema es que está todo taaaan repleto de spoilers, que si lo publico, después de censurarlo, se quedaría en nada. XD
          En este caso, el protagonista del capítulo es Guillermo, el hermano que Bárbara creyó muerto al inicio de la novela. Después de tratar de ponerse en contacto con ella en varias ocasiones, y que ambos se hayan estado casi cruzando, buscándose el uno pero sin éxito, decide ir a buscarla al centro de acogida donde se encuentra su amigo y compañero de trabajo Jaime, porque ahí fue el último lugar donde la citó. No obstante, a Bárbara no la dejaron entrar ahí y tuvo que irse, al darle por muerto, en el último flashback particular de ella que vimos en el segundo tomo del libro. Lo que pasó con ella entre ese momento y su despertar en el ataúd… es una incógnita.
          ¡Saludos cordiales!

          David.

    • battysco dice:

      Preguntar o releer, no se me ocurre otra manera. De todas formas creo que según vayas leyendo los nuevos capis te irás acordando.

    • Betty dice:

      ¡Saludos Nacho!

      Pues como bien dicen Lord David y Sonia, cualquier duda estaremos encantados en ayudarte 😊

  3. Midiane Ribeiro Da Silva dice:

    Buenas david
    Pk sólo públicas un capítulo o dos por semana?
    Es que se me hace eterno de un capítulo a otro.me gustaría que publicadas más capítulos seguidos😔😔 estoy deseando saber que paso con zoe❤❤❤me encanta tu novela pero no tengo nada de paciencia😄

    • ¡Buenas Midiane!
      Lamento no poder colgar más a menudo. Escribo en mi tiempo libre, y en las épocas que cuelgo, intento respetar como mínimo esos dos capítulos por semana, porque es a lo que alcanzo a escribir compaginándolo con el trabajo y la vida privada. Sea como fuere, me esforzaré por ofreceros esos dos, como mínimo, hasta el siguiente salto.
      ¡Gracias por comentar! 😀

      David.

  4. Angela dice:

    Buenas!! Saludos a todos, gracias David, no te imaginas cuanto disfrute la llegada de un nuevo capitulo, aunque sea del insensato de Guillermo, jeje me comen las ancias por saber que paso con Barbara en Sheol y por supuesto sobre la nueva vida de Zoe pero ya se que todo a su tiempo… “paciencia es la madre de las virtudes”.
    A esperar el martes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s