3×1171 – Sentenciado

Publicado: 27/11/2018 en Al otro lado de la vida

1171

 

Edificio de apartamentos Gadol, paseo marítimo de Nefesh

25 de enero de 2009

 

La apatía de Paris rayaba el dolor físico, pero sus ansias de venganza eran mucho mayores. Era consciente que sus horas estaban contadas, pero si de algo estaba convencido, era que no abandonaría este mundo sin hacer todo el daño posible a quienes impunemente lo habían destruido.

No podía quitarse de la cabeza el momento en el que él mismo se había inoculado la vacuna que ahora estaba pugnando por eliminar de su cuerpo el virus con el que Bárbara le había infectado al morderle. Se maldijo una y mil veces por ello. La herida tenía cada vez más mala pinta, pero él se esforzaba por no mirarla. No había encontrado el momento para limpiarla y curarla: era consciente que eso no serviría de nada. Marco y Nuria le habían dado una buena lección a ese respecto.

Si Juanjo estaba en lo cierto, y Bárbara no había parecido en absoluto inclinada a desmentir sus sospechas, era la vacuna lo que hacía que la gente enfermase, en contacto con la sangre o los fluidos de los infectados. Y si de algo no cabía la menor duda, era que ella estaba infectada. Bárbara lo sabía todo desde el principio, y por ello se dejó morder delante de Héctor, y por ello no enfermó a continuación.

Cuando él se ofreció a vacunarse para engañar al ex presidiario, ella no había movido un solo músculo por evitarlo: había permitido que dejase de ser inmune al virus, como era ella, con tal de salirse con la suya. Y no contenta con ello, ahora le había mordido, sentenciándole a muerte y regodeándose en su vileza con la boca rota por una sonrisa y manchada de sangre. Y Guillermo era tanto o más culpable que ella, al haber permitido que todo se desmadrase desde un buen comienzo, callándoselo todo: ambos hermanos debían morir.

Había abandonado el barrio en un estado de semiinconsciencia, como movido por unos hilos invisibles. Puso rumbo al edificio de apartamentos de manera instintiva. Su propio subconsciente le dictaba lo que debía hacer a continuación, y a él pareció gustarle bastante la idea. A las pocas horas ya tenía fiebre y se notaba extrañamente agotado, pero no por ello cejó en su empeño de morir matando.

Salió del cuarto de contadores del agua y las bombas de presión de la planta baja del edificio cargado con explosivos suficientes para hacer que Bayit ardiese hasta los cimientos. La ira era quien dominaba su cabeza, y en esos momentos tan solo tenía un objetivo en mente. Apenas había dormido un par de horas en uno de los numerosos dormitorios del edificio, y se sorprendió al descubrir que ya era noche cerrada en Nefesh. Tenía bastante hambre, pero ni siquiera eso, que hasta el momento había sido de importancia capital para él, tenía ya la menor importancia.

Con los ojos vidriosos y un malestar generalizado que era consciente que sólo iría a peor, cargó todo aquél material destructivo en la furgoneta y puso rumbo de vuelta a Bayit. En su lento y perezoso camino por la ciudad vacía, vio a más de un infectado errante caminando por las sucias calles. Alguno incluso hizo el amago de seguirle, pero él se limitó a apurar aún más el paso y enseguida le perdió de vista. No tenía tiempo para entretenerse.

Llegó a Bayit a una hora indeterminada de la madrugada. Descubrir una zona iluminada, después de haber circulado tanto tiempo por calles oscuras y abandonadas, resultaba en cierto modo inquietante. Se encontraba algo embotado, y le costaba fijar la vista, pero por fortuna para él, nadie se percató de su presencia: no en vano había apagado las luces de la furgoneta mucho antes de poder ser visto. Había hecho el resto del camino a pie, cargando en el carro de la compra de un supermercado en el que sólo el polvo cubría las estanterías toda la dinamita, y el receptor que utilizaría para detonarla a distancia.

Dejó la carga en un lugar estratégico para hacer el mayor daño posible y poder dar rienda suelta al siguiente punto de su plan, en el encuentro entre el edificio del centro de ocio y la muralla en la que se erguía el baularte norte, que cortaba la carretera de la costa. Si todo salía según lo previsto, así crearía una brecha que comunicaría el Jardín y la calle larga con el exterior. Aún debía encontrar el modo de abrir otra en el muro que protegía la calle corta, pero ello también formaba parte de su plan: aún conservaba una cuarta parte de la dinamita que Fernando y él habían ocultado en el edificio de apartamentos mientras ultimaban los preparativos para acabar con los ex presidiarios.

Satisfecho del trabajo bien hecho, abandonó la zona sin despertar sospechas y se dirigió hacia el instituto. Destruir la puerta de entrada fue sencillo. Recular a tiempo la furgoneta con el portón abierto para encajarla de modo que los infectados entrasen sin escaparse, no lo fue tanto. Sin embargo, tan pronto encendió los altavoces, ellos acudieron raudos, y parecieron haberle leído la mente, pues entraron a tropel hasta que a duras penas cabía un alfiler en el vehículo.

Paris pronto se dio cuenta que el ruido de la música, un disco de música clásica que había encontrado por casualidad en el edificio de apartamentos, no sólo atraía a sus viejos amigos, sino a otro montón de infectados que se encontraban por la zona, de modo que se apresuró a cerrar la puerta trasera de la furgoneta, empujándola a pulso sin el freno de mano, y consiguió ponerse tras el volante a tiempo de evitar que el resto de infectados le atrapasen, aunque para ello tuvo que acabar con la vida de más de una docena de ellos.

Con la adrenalina corriendo por sus venas, y una sonrisa macabra dibujada en su rostro, puso rumbo a Bayit al tiempo que el sol emergía del horizonte. Pensó en apagar la música, pues estaba atrayendo a una cantidad desproporcionada de infectados, pero enseguida descartó esa idea: ese pequeño imprevisto aún mejoraba más su plan original.

Sería sin duda el último viaje que hiciese, pero estaba convencido que valdría la pena.

comentarios
  1. Fran dice:

    Uaaalaaaa!!
    Cuando la trama va a esta velocidad de vértigo, los capítulos saben a muy cortos!!!!!
    Sigue, David 🙂

  2. lectoranonimo dice:

    Hola, David.

    Aunque he estado desaparecido por mucho tiempo por aquí, siempre he tenido ganas de volver, y ahora lo he hecho. Este es el primer capitulo que leo en años de hecho, pues siempre que recibía los correos automatizados cuando publicabas un nuevo capitulo, me faltaba tiempo y lo dejaba estar. Y mientras más pasaba, más tendría que leer para poder volver y entender la trama, lo cual significaba que solo estaba haciendo la tarea de volver cada vez mas difícil. Un circulo vicioso, vamos. Parece que en tanto tiempo he acumulado muchísimo. Es posible que me haya quedado por allí por el 2×829, al menos eso deduzco de un antiguo marcador que deje en mi navegador.

    Sin embargo hoy fue distinto, pues hice clic en el correo y empecé a leerlo, sin importarme demasiado que me pegara un spoiler del tamaño de júpiter. Lo cierto es que quede muy intrigado, enganchadisimo, y también sentí mucha nostalgia, pues el capitulo menciona cosas que aún recuerdo haber leído hace años. Quizá la escena que se menciona en este capítulo y toda la trama que le rodea sea una de mis preferidas.

    Mi intriga fue tal, que empecé a leer en reversa; leyendo los capítulos más recientes de adelante hacia atrás. Llegue hasta la parte en que Barbara y Guillermo conversan, con Juanjo escuchando. No se si Juanjo es un personaje que se introduce más adelante, porque no me suena, pero no me extrañaría, jaja.

    Mi punto es que. aunque efectivamente me comí un spoiler muy grande, no ha sido tan grave, porque me han entrado muchísimas ganas de volver a leer desde donde me quedé (si logro averiguar donde exactamente). Y me sorprendió averiguar que la novela (o al menos este segmento de ella) funciona bastante bien leída en reversa, poco a poco averiguando las causas de la reacción en cadena que desencadena (valga la redundancia) lo que a todas luces parece un desastre.

    Sin embargo, me di cuenta que tanto el 2×829 como otros similares no están disponibles. Aparece un molesto error 404 que me ha dejado con las ganas. No se si es “bug or feature” como dicen los ingleses, pero me ha desanimado un poco. Ahora que se acercan épocas festivas, tengo bastante tiempo para leer, algo que he dejado demasiado de lado últimamente la verdad.

    Quedo atento a tu respuesta. Por ahora me siento como un viajero en el tiempo, completamente perdido, o como la pareja del yate, que ha vuelto al continente para ver todo muy cambiado. Aunque por otro lado, en la propia novela “solo” han pasado un par de meses, jajaja. Saludos.

    • ¡Saludos más que cordiales!
      Me alegra sobemanera saberte entusiasmado por cómo ha seguido creciendo la novela en tu período de ausencia. Actualmente está encarando la recta final. He releído el capítulo para intentar verlo desde tu perspectiva, con todo lo que no sabes y lo que ello puede hacer elucubrar, y me ha resultado realmente edificante. Existe un motivo por el que no puedes volver a leer el capítulo 829, pero tiene MUY fácil solución. Cuando puse a la venta el libro en Amazon, para poder inscribirme en el plan KDP de préstamo de libros con tarifa plana (pagar por leer los libros que hay colgados en la página, pero sin comprarlos), que por cierto, es lo único que realmente ofrece un beneficio interesante al autor, uno de los requisitos era que los libros no estuvieran colgados en ningún otro lugar de internet, ni de cobro ni gratuitamente, y tuve que bloquear tanto del primer como del segundo tomo, todos los capítulos a partir del primer 10% de novela, para no violar el acuerdo contractual. Del mismo modo, dejé una anotación que sin duda ha pasado desapercibida, en la que decía que, pese a estar bloqueados en el blog y no ser visibles, CUALQUIER persona que quisiera leerlos y no quisiera o no pudiera pagar por el libro en Amazon, yo me comprometía ENCANTADÍSIMO a regalarles el archivo del libro completo para que pudieran hacerlo tranquilamente. Con esto, lo que hago es ofrecerte gratis el segundo tomo para que puedas leer desde un ereader, el móvil, el portátil o una tableta, tranquilamente. El tercer tomo, como estoy terminando de escribirlo, aún no lo he publicado en Amazon, y de momento sólo está disponible en el blog. Si me confirmas que tu dirección de correo es la que aparece en tu mensaje y me das tu visto bueno, hoy mismo te envío una copia del segundo libro para que puedas leer tranquilamente.

      David.

      • lectoranonimo dice:

        Ah, ya comprendo. Me alegra saber que has logrado un acuerdo y ahora los primeros tomos están a la venta. Y me gusta tu solución, jaja. Habla muy bien de tu parte ese pequeño gesto, y por mi parte lo agradecería mucho. En efecto, mi correo es el asociado a la cuenta; estaré pendiente de que no caiga en spam. Aunque me perderé los divertidos comentarios de los lectores de por aquí al reaccionar a los capítulos mientras los subías, jajaja.

        Por lo demás, si algún día la novela se edita en papel, quizá en forma de trilogía o algo parecido, créeme que compraré un ejemplar. Al ritmo de dos capítulos por semana, tienes una estimación de cuando subirías el último capítulo? Parece impresionante que este trabajo de tantísimo tiempo esté próximo a finalizar, debe ser bastante emocionante. Y si tienes planes para otras novelas en un futuro, lo que con tu talento no me extrañaría, no dudes que me tendrás expectante. Saludos.

        • Empecé a escribir como mera alternativa de ocio, y cuando llegué a Al otro lado de la vida, tras algunas pequeñas novelas de iniciación, quería hacer algo grande, de lo que sentirme satisfecho y orgulloso, y que si llegado el momento, leían terceros, que disfrutasen con ello tanto como lo hacía yo escribiendo. Publicarlo era algo que jamás me había planteado, hasta que topé con Amazon, y la verdad es que estoy encantado, porque me ha permitido llegar a muchísima más gente, y he recibido mucho feedback (mucho positivo, y algún que otro negativo también). El mero hecho de saber que la gente disfruta con la obra, es el mejor pago. Y lo digo así, porque así lo siento. Yo siempre he pensado que el arte está para eso, para hacer disfrutar y evocar cosas, y que en el momento en el que se transforma en un negocio, pierde su esencia. Sí, vendo libros en Amazon, para que quien quiera los compre y los disfrute (ya ves tú, el primero vale un euro y el segundo tres xD), y me gusta cuando a fin de mes recibo una transferencia por ello (que suele ser de unos 100 euros cada mes, por si alguien tiene curiosidad), pero me aspen si voy a perder a un lector por ofrecerle sólo la posibilidad de leerlo a cambio de dinero. Quienes no quieran o no puedan pagar por ello, pues que no lo hagan, están en su derecho, y yo en el mío, como autor, de ofrecérselo gratis de igual modo. Si lo que sacamos en claro es que él disfrute leyendo y yo me quede igual que estaba, pero con un lector contento que potencialmente hable a terceros del libro… todos ganamos.Si llegado el momento, cuando acabe la trilogía, consigo un acuerdo para publicarlos en papel, seréis los primeros en enteraros. Lamento no poder ofrecerte ver los comentarios de los capítulos bloqueados (siguen ahí, pero sólo los puedo leer yo).
          Revisa tu correo, que tienes una copia del segundo libro para leer cuando gustes. 🙂
          Siempre he he hecho una estimación de cuánto me queda por acabar, ésta se ha desvirtuado hasta cotas insospechables. Con decirte que pretendía escribir el libro en año, o año y medio, cuando empecé, y llevo ya del orden de 11 años escribiéndola… No sé decirte cuánto tardaré en acabarla. Sí puedo decirte que el tercer tomo tiene once arcos argumentales y ahora estoy acabando de escribir el noveno. Me encantaría acabarla para verano de 2019, y poder presentarla al concurso de Amazon de autores autopublicados, pero… ¿quién sabe?
          Sí, es extremadamente emocionante saberse a las puertas de acabar algo en lo que he estado trabajando tan duro y tantísimo tiempo. Estoy emocionado y nervioso a partes iguales, y tanto o más ilusionado que el primer día. Y sí, tengo planes para otras novelas. De hecho, ya tienen hasta título y un esquema más o menos vertebrado de cómo serán. La siguiente que escribiré cuando acabe AOLDLV será “Al otro lado de la realidad”, que trata de un tema que no tiene naaaada que ver con este. Tengo incluso ya el dominio de wordpress con un primer borrador del episodio piloto ( https://aoldlr.wordpress.com/ ). Y cuando acabe con esa, mi intención es la de escribir un libro autoconclusivo secuela de AOLDLV titulado “Al otro lado de la muerte”, que inicie con la muerte del último infectado sobre la faz de la tierra, y narre el devenir de un personaje concreto de esta trilogía que sobrevivirá para tener su propio libro independiente. Y hasta aquí puedo leer. xD

          David.

          • lectoranonimo dice:

            ¡11 años! No recuerdo cuando exactamente te empecé a seguir, aunque estoy bastante seguro que fue gracias a desmotivaciones (eso da una idea del calibre de antigüedad, jaja). Si, digamos, hubiese empezado en el 2010, llevaría por aquí aproximadamente la mitad de mi vida, que se dice pronto. Considerando eso, ciertamente le tengo cariño a la novela y ya empece a releer los primeros capítulos del segundo tomo. Si fuese con calma, probablemente no tendría que esperar tanto a leer el final para el próximo año, pero conociéndome para nochevieja ya estaré pisándote los talones, jaja.

            Leyendo el piloto, parece que va por el genero de fantasia, no? Ciertamente tengo ganas de saber más. Con AOLDLV has demostrado que puedes crear y desarrollar personajes muy interesantes y con personalidades muy distintas, y será interesante ver como combinas eso con la libertad que da el genero a la hora de hacer “world building”.

            Recuerdo que habías mencionado esa secuela de AOLDLV hace un tiempo. Aunque en mi mente tengo mi candidato a personaje que sobreviva, es altamente posible que me equivoque, y solo me das otra razón más para avanzar en la trama, así que a ello voy. Saludos!

            • Llevaba ya un puñado de años escribiendo cuando me dio por colgar capítulos en desmotivaciones, y de hecho, ese fue el gérmen del blog, y el blog de los libros editados en Amazon. Eres de la primera hornada. xD
              Fantasía épica sin guerras ni reyes, es la definición raíz de la siguiente novela. Llevo muchos años dándole vueltas, y creo que puede salir algo realmente interesante. Y crear un mundo entero con sus razas y sus costumbres y su historia e idiosincrasia, desde cero… tiene pinta de ser muy divertido. 🙂
              Yo tengo muy claro quién será el personaje que protagonice Al otro lado de la muerte, desde hace aaaaaaaños, pero quiero tener un tiempo de desintoxicación escribiendo algo que no tenga nada que ver, para pillarla aún con más ganas.
              ¡Disfruta de la lectura!

              David.

  3. mari carmen dice:

    leyendome los dos primeros libros son parar a diario , porque engsncha tela , ahora capitulo a capitulo se me hace muy voryo pero bueno david te felicito y deseando el proximo , me entanta y lo que me intriga mucho es saber que pasa con el bebe de nuria (y digo yo imaginando lo siguiente ,sera ese bebe el que trae la cura ? ) bueno pues nada a seguir luchando david besos y gracias .

  4. mari carmen dice:

    daviiiiidddd para cusndo los capitulos ???? todos los dias mirando a ver 🧐
    que te pasa , estas enfermo? me estas pteocupandoooooo 🤣
    vamos hombreeeee 😘😘😘😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s