3×1176 – Comitiva

Publicado: 29/12/2018 en Al otro lado de la vida

1176

 

Barrio de Bayit, ciudad de Nefesh

27 de enero de 2009

 

Afuera seguía lloviendo, aunque no se trataba de una lluvia muy intensa y no tardaría en extinguirse. Zoe estaba en su cuarto, con la puerta entornada, leyendo una novela gráfica que trataba sobre un grupo de conejos que debía huir de su madriguera para evitar que los humanos acabasen con su vida. Bárbara se encontraba en la cocina del ático que compartía con su hermano y con la niña, sentada en uno de los taburetes, con la mirada gacha. Guillermo le daba la espalda, entretenido despedazando una gallina que habían sacrificado esa misma mañana, tras el sepelio, con un enorme cuchillo de carnicero de mango blanco con la afilada hoja manchada de sangre.

Llevaban unos veinte minutos en un silencio solo roto por el repicar de las gotas de lluvia en la ventana, más acompañados por sus propios demonios personales que por el otro. Todo había pasado demasiado rápido, y aún les costaba dar crédito a que no podrían volver a ver jamás a Guille. Que su verdugo también hubiera perdido la vida no servía siquiera de consuelo. Nada ni nadie podría devolverles al pequeño Guille.

Bárbara seguía muy intranquila. Pese a que sabía a ciencia cierta que tanto Carlos como Paris se habían llevado su secreto a la tumba, no podía dejar de sentirse mal por todo cuanto había ocurrido por mantenerlo oculto a toda costa. El propio instalador de aires acondicionados le había quitado la venda a ese respecto, poco antes de pasar a mejor vida. Llevaba todo el día y toda la noche dándole vueltas.

BÁRBARA – Tendríamos que haberlo contado todo desde el principio…

El investigador biomédico chistó al oír las palabras de su hermana.

GUILLERMO – ¿Otra vez con eso?

La profesora se giró hacia él, sorprendida por su tono de voz. Fue más una reflexión en voz alta que una idea realmente madurada, pero no por ello molestó menos a su hermano. Lo último que necesitaba Guillermo era que nadie le echase la culpa por lo ocurrido: ya se le daba suficientemente bien a él hacerlo; de hecho, no hacía otra cosa desde que descubriese el cadáver del chaval hacía un par de días.

BÁRBARA – Nada de esto hubiera ocurrido, y ahora…

Bárbara suspiró. Al fin y al cabo, Carlos tenía razón: no valía la pena echar la culpa a nadie, eso no revertiría el mal ya acontecido, y tan solo propiciaría aún más dolor.

GUILLERMO – Así que esto también es culpa mía, ¿no?

La profesora respiró hondo, aguantándole la mirada unos segundos, con un nudo en el estómago y unas irrefrenables ganas de llorar. Él acabó por darse por vencido y siguió con sus quehaceres culinarios. Volvieron a sumirse en el silencio, roto de vez en cuando por algún que otro gimoteo esporádico de la profesora.

Tres certeros y rápidos golpes en la puerta de entrada sacaron a ambos hermanos de su ensimismamiento. Bárbara frunció el ceño, pues no esperaban visita.

BÁRBARA – Voy a… voy a ver.

Guillermo no se molestó siquiera en levantar la mirada de la pechuga que estaba fileteando. La profesora se dirigió hacia la entrada y tiró de la puerta. Al hacerlo, se encontró de frente con Christian. Tras él estaban Maya e Ío, y el resto del rellano lo ocupaban Olga, Gustavo, Darío y Carla. Incluso Josete se había sumado a aquella comitiva tan inesperada como extraña para Bárbara. La profesora no echó en falta a Juanjo. Ni siquiera sabía si había sobrevivido al ataque de los infectados, lo cual realmente le traía sin cuidado.

Pensó que quizá se habían acercado para acordar cómo proceder para reconstruir las porciones de muralla que Paris había destruido en su ataque kamikaze antes de perder la vida. Era algo que rondaba la cabeza de todos desde hacía un par de días: de lo que no cabía la menor duda era que no podían seguir encerrados en el bloque azul de por vida, por más que tuvieran alimento y agua suficientes ahí dentro para aguantar varias semanas, y que la puerta del portal estuviese atrancada a conciencia para evitar visitas inesperadas. Sin embargo, algo dentro de sí le invitó a pensar que el objetivo de esa inesperada visita no era tal: para ello no hubiera hecho falta que viniesen todos.

Pese a que la puerta seguía rota y podrían haber entrado sencillamente presentándose en voz alta, como acostumbraban a hacer, por algún motivo prefirieron seguir un cierto ritual de buenos modos. Bárbara se extrañó al ver la expresión ceñuda y seria de quienes habían decidido ir a visitarles. El ex presidiario parecía haberse autoproclamado portavoz del grupo, encabezándolos a todos en aquella curiosa comitiva en forma de triángulo invertido.

CHRISTIAN – ¿Puede salir tu hermano un momento?

BÁRBARA – ¿Mi hermano?

CHRISTIAN – Sí, tu hermano, Bárbara. El único que tienes. Queremos hablar con él.

Bárbara frunció el ceño. No le gustó un pelo la expresión de la cara de Christian ni sus malas formas. Tuvo un mal presentimiento.

BÁRBARA – Sí. Dame… dame un segundo.

CHRISTIAN – Gracias.

La profesora se dio media vuelta, pero aún así, todavía se sentía escrutada por aquellas más de dos docenas de ojos.

Vio a Zoe asomar de la puerta de su habitación, con el pelo rojizo recogido en una trenza, sin las gafas de sol. Ambas se aguantaron la mirada un instante. Bárbara respondió a la pregunta muda de la niña de la cinta violeta en la muñeca limitándose a alzar los hombros en señal de indiferencia, y se acercó arrastrando los pies hasta la cocina. Su hermano se giró, cuchillo ensangrentado en mano, y frunció también el ceño al ver la expresión de su cara.

BÁRBARA – ¿Puedes… puedes venir un momento? Quieren hablar contigo.

GUILLERMO – ¿Quién?

Guillermo ladeó la cabeza, ligeramente contrariado. Ni esperaba ni deseaba vista alguna. Tan solo quería comer en paz, pues estaba hambriento, y luego echarse en la cama, para no volver a salir de ahí jamás si hiciera falta. Bárbara tragó saliva.

BÁRBARA – Todos.

Ambos hermanos se dirigieron al recibidor del ático y quedaron bajo el umbral de la puerta de entrada.

GUILLERMO – ¿Qué pasa?

comentarios
  1. Carlos dice:

    Buenos días a todos.
    David. En el título, has puesto Comtiva e imagino que es Comitiva.
    Me da la sensacion de que nuestro amigo Juanjo se sigue yendo de la lengua y metiendo mal rollo en el grupo. Confío en que se den cuenta a tiempo de sus intenciones, porque de lo contrario esto va a acabar muy mal.
    Un abrazo, y feliz año nuevo a todos.
    Carlos.

    • Tienes toda la razón, Carlos. Recién lo corregí gracias a tu mención. 🙂
      Yo no estoy en derecho de hablar al respecto, porque soy el único que sabe lo que va a ocurrir, pero… cuando el río suena… xD

      David.

  2. Betty dice:

    Esto se pone interesantísimo, a ver qué reacción tienen con Guillermo…

    ¡¡Feliz año nuevo a tod@s!!

  3. Carol dice:

    Diría que es un momento “ups”….

  4. El siguiente capítulo comienza de la manera siguiente:
    [JUANJO – Os preguntaréis por qué os he reunido a todos aquí.]
    Y hasta aquí puedo leer.

    David.

    • Fran dice:

      Ese desgraciado quiere que se maten todos entre ellos y así hacerse dueño y señor de Bayit… mira que es asocial. Y en un momento en que tendrían que prevalecer precisamente los valores de altruismo y generosidad.
      Pero esto distingue precisamente a la humanidad, la codicia y el egoísmo.
      Bravo David, sigue deleitándonos.

  5. Drock9999 dice:

    Hace bastante que no escribia ni asomaba por aqui, no por nada malo, solo que no he tenido mucho tiempo libre.

    La novela que lee Zoe existe en nuestro universo o solo en el de AOLDLV?

    D-Rock.

    • Hace referencia a ‘La colina de Watership’, como si se tratase de la adaptación a novela gráfica del libro. Libro altamente recomendable, por otra parte.

      https://es.m.wikipedia.org/wiki/La_colina_de_Watership

      • Drock9999 dice:

        Vale David, muchas gracias. Ya me he puesto al dia y debo decir que jamas vi venir el final de Carlos ni Fernando. Si bien tras la explosion espere que muriera, no pense que quedaria tan mutilado, pero por otra parte era lo obvio. En cuanto a Juanjo, dudo que salga tan limpio de todo esto.

        El final de Carlos me recordo el final de El amanecer de los muertos, cuando el chico se queda al borde del muelle con los infectados viniendo hacia el barco. No tiene nada de parecido pero me lo recordo.

        Aplausos de pie nuevamente, David!

        D-Rock.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s